Colmenar de Oreja se viste de blanco

Hoy, cambiamos las guirnaldas y las luces por un manto infinito que nos cubre. Poco a poco va tornando hacia una pureza invisible que nos permite respirar libertad, frescura y esperanza.

Después de dos semanas de intensa actividad, con familiares y amigos, volvemos a recuperar nuestra rutina, bendita rutina, que nos permite recuperar la tranquilidad, el espacio y el tiempo para pensar y trabajar el futuro, para crear nuevos proyectos. Y este manto de nieve es el principio del comienzo.

2018, Año de nieves, año de bienes. Algunas panorámicas de Javier de Frutos.

 

Os dejo un poema que me ha gustado de GABRIELA MISTRAL.

Ha bajado la nieve, divina criatura,
el valle a conocer.
Ha bajado la nieve, mejor que las estrellas.
¡Mirémosla caer!

Viene calla-callando, cae y cae a las puertas
y llama sin llamar.
Así llega la Virgen, y así llegan los sueños.
¡Mirémosla llegar!

Ella deshace el nido grande que está en los cielos
y ella lo hace volar.
Plumas caen al valle, plumas a la llanada,
plumas al olivar.

Tal vez rompió, cayendo y cayendo, el mensaje
de Dios Nuestro Señor.
Tal vez era su manto, tal vez era su imagen,
tal vez no más su amor.

 

¡¡Saborea Colmenar de Oreja!!

2 comentarios en “Colmenar de Oreja se viste de blanco”

Deja un comentario